Pilar







                         UN PLAN PERFECTO     

     Marina se desperezó. Jorge había salido de viaje muy temprano. Tenía el día para ella sola; un día precioso con un sol arrebatador que invitaba a echarse a la calle.
     Mientras se duchaba canturreó la canción de Serrat (…) aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti (…)
     Lo iba a aprovechar: tenía hora a las diez en la peluquería. A las doce la exposición de Ingres, en el Prado; después, aperitivo con las compañeras y comida en “Ultramarinos Quintín”, el restaurante de moda. 
     (…) y no dosifiques los placeres si puedes derróchalos.  Hoy puede ser un gran día y (…) Y de repente sonó el teléfono.
                                                                       

                                 
                                                          FIN
Etiquetas: 1 comentarios | | edit post
Reacciones: