Pilar

MI HERMOSA HECHICERA Coloreaba en dorados la tarde otoñal. Desde algún rincón del parque llegaba el sonido de una voz hechicera. Me dejé guiar por la melodía y entonces la vi. Cantaba encarando el ocaso que dibujaba pinceladas de oro en sus rizos oscuros, en el vaporoso vestido blanco, en sus rasgos exóticos… una visión tan prodigiosa que me subyugó; cuanto más la miraba, más hermosa y misteriosa parecía. Así conocí a Kalimba, un espíritu libre que nada me prometió, pero que mientras estuvo a mi lado era como si se abriese un balcón a la vida porque a cada momento se reinventaba y cada minuto era un regalo, un renacer, un poema. Cierto amanecer, cuando llegaron las golondrinas colonizando rincones y afanándose en hacer nidos, Kalimba voló de mi vida. Los amores eternos son tan cortos…y ella estaba hecha de la materia que nutre los sueños, y los sueños se desvanecen. Ruego para que llegue el día que, al despertarme, descubra que puedo vivir sin ella; entre tanto, sobrevivo alimentado por su mágico recuerdo. FIN
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
5 Responses
  1. Graziela Says:

    Me ha parecido precioso. Muy poético y lleno de matices.
    My bien Angela, parece que el verano te inspira y las kalimbas también.


  2. Puro otoño en flor tu texto. Me ha gustado eso de que los amores eternos acaban demasiado pronto. Es muy cierto.


  3. ARVIKIS Says:

    Muy bonito Pilar. Tus relatos cada vez dicen más cosas con menos palabras. Incluso diría que ya no escribes con ellas si no con sensaciones.
    Javier


  4. Cruz Says:

    Preciosa kalimba, no esperaba menos de ti. Mándanos también tu postal, anda, sé buena.
    Besos


  5. MucipA Says:

    Muchas veces nos alimentamos con el recuerdo de amores eternos, es la mejor manera de completar nuestra nutrición vital, el amor lo llena todo.