Pilar
BREVE ABRAZO Cada verano vuelvo, recorro la playa donde la conocí; peregrino por las calles que transitamos escudriñando cada rincón silente y umbrío, testigo de nuestros abrazos y acabo aprisionado entre el recuerdo y la frustración, derrotado en la anodina habitación del hotel. Los amores efímeros, pero intensos, dejan tanta huella… El nuestro duró apenas un suspiro; lo llenamos con silencios elocuentes, ¿para qué hablar? Los sentidos y el latente deseo lo hacían por nosotros, inmersos en una loca embriaguez de besos y caricias urgentes, tanto que padezco resaca inacabable, una sed que no se sacia jamás. Ni siquiera otros labios, otros brazos consiguen hacerme olvidar aquellos, dulces y posesivos a la vez. A veces dudo de que el romance fuese tan idílico como lo atesoro, pero el tiempo, inefable escultor, cincela con mano experta las aristas y él es quién, en definitiva, eterniza el espejismo. O quizá es que los sueños son el alimento de la realidad, por eso me resisto a despertar. FIN
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
4 Responses
  1. Aleizar Says:

    Bucólico y muy poético. Me recuerda a la canción de Sabina "Y nos dieron las dos y las tres...."
    My bien Ángela.


  2. Los amores efímeros, realmente, son los único que a veces quedan para siempre. En este texto transmites muy bien esa sensación. Genial, me ha gustado mucho Pilar.


  3. Cruz Says:

    Los sueños, a menudo, son más poderoso que la realidad.Y no se duelen de rutinas. Bien, Pilarín


  4. ARVIKIS Says:

    PILAR los sueños son LA REALIDAD.
    No se porqué, pero cuando leo tus microrrelatos los escucho en tu voz. Otra perla más.
    Javier