Pilar

DÁDIVA CELESTE La madrugada, manto de estrellas y luna clara, se diluyó sigilosa para ver renacer la luz; horas demoradas, quemadas en abrazos apasionados y besos encendidos. De aquel encuentro quedó el hermoso recuerdo y el regalo de la simiente que meses después dio un fruto rosado, tierno y dulce. Le canto bajito, muy bajito. Es el pedacito de sol que vino a iluminar mis mañanas. Un trocito de luna que alumbra mis noches. El lucero rutilante que brilla en mi casa. Por eso apenas me atrevo a levantar la voz cuando le canto una nana. Acunándole, susurro su nombre con la cara escondida entre su carne nueva. Susurro porque los astros, celosos de los cachitos que han perdido, podrían bajar a arrebatármelo. Y es mío, sólo mío. Lo quiero únicamente para mí. FIN
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
4 Responses
  1. Aleizar Says:

    ¿Qué te ha pasado? No pareces tú. Para que luego digas que eres incapaz de hacer poesía.
    Te ha quedado tierno y dulce, muy dulce.
    "My bien Ánnnngela"


  2. ANA Says:

    que tierno


  3. ARVIKIS Says:

    ¡QUE BONITO! Y QUE REDONDO
    Javier


  4. Federico Says:

    Precioso. Es un poema mas que un relato.