Pilar
LOS INTRUSOS Supo entonces que la casa no estaba vacía. Pisadas y voces acercándose al sótano le alarmaron. Avivó a su prole, ¡escondeos y ni un ruido! Ordenó y corrió a investigar. No lo veía, pero el olfato le indicaba que pronto aparecería alguien. También que traía comida. Un haz de luz, procedente de la escalera, iluminó a un hombre. Puso algo en el suelo y salio. Le faltó tiempo para acercarse al objeto; era raro, pero el manjar que contenía se le antojó irresistible. El hambre pudo con el miedo y mordisqueó un pedacito del queso. Un chasquido alteró el silencio. Hartos de esperar a mamá, los ratoncillos hambrientos salieron de su escondrijo. FIN
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
2 Responses
  1. Graziela Says:

    ¡Que cruel! Pero es que los ratoncitos son muy monos, pero en las casas siempre producen intranquilidad.


  2. Es curioso ver la vida a través de los ojos de un ratón. Yo siempre recordaré al pobre Jerry escapando de Tom... Muy bien, Pilar.